Código de conducta

En un club, dónde los socios son tan distintos, es precisa la existencia de un amplio abanico de actividades para ajustarse a todas las aficiones, pero la dignidad y el prestigio de la raza, así como el de los socios, ha de ser defendida en todo momento y bajo cualquier circunstancia.

En una asociación, en la cual no sólo hay amantes de los perros o propietarios veteranos, sino también otros que acaban de adentrarse en este mundo, es lógico considerar que un Código de Conducta puede ser muy útil y apropiado para todos.

Este Código no conseguirá eliminar ciertas prácticas incorrectas que es de conocimiento público que existen, pero creará unas bases comunes para todos. Todavía más importante es el hecho de que utilizado con discreción, puede ser el medio a través del cual el Comité pueda exigir a un Socio que responda a una queja formulada contra él o ella y en caso extremo, permita sancionar o expulsar a dicho Socio del club.

Se ha intentado, en la medida de lo posible, concretar las ideas en las que el club cree en las siguientes áreas:

CRIADORES:

El futuro del dálmata está en mano de los criadores. Por lo tanto, es de la mayor importancia que todas las crías de la raza se mantengan en las mejores condiciones mediante una buena alimentación, ejercicio suficiente y unas condiciones de vida que conduzcan a un carácter saludable y feliz. Esto se aplica tanto a los sementales como a las hembras reproductoras.

Teniendo en cuenta la opinión generalmente aceptada, ¿has tenido en cuenta los siguientes aspectos básicos para tener una camada?

a) ¿Tu hembra tiene suficientes cualidades como para reproducir las mejores características de la raza?

b) ¿El macho y la hembra han nacido libres de los conocidos defectos hereditarios?

c) ¿Has estudiado detalladamente el perro semental y su pedigrí? “Esto es fundamental para la corrección del linaje”.

d) ¿El macho y la hembra tienen excelente salud? “Es aconsejable no hacer criar ningún animal de raza que muestre agresividad o nerviosismo”.

e) Consulta con un criador experimentado los distintos aspectos a tomar en consideración: el coste, el alojamiento, la supervisión y la época.

Para poder ser Criador del Club Español del Dálmata, se tienen que cumplir las siguientes condiciones:

  • Ser socio como mínimo de un año de antigüedad.
  • Tener un Afijo reconocido por la FCI.
  • Los criadores del Club deben hacer el test BAER a todos los cachorros en un Centro de reconocimiento con aparatos homologados igual a los que existen en Europa y deben presentar los resultados del test o facturas del Centro al Club.
  • Los criadores deben presentar los siguientes documentos a la Comisión de cría y Secretario.
    – los criadores deberán informar al Club de todos los ejemplares que tengan actualmente, incluidos los perros en co-propiedad.
    – Las fotocopias de pedigrí de los padres y las fotos de ambos.
    – La fecha de monta.
    – Los datos de todos los nuevos socios para ponerse en contacto (Ficha de nuevo socio).
    – El número de cachorros, su sexo, color, presencia de parches u ojos azules. (justificable con documento de inscripción de camada en la canina)
    – Resultados del test BAER o facturas del Centro.

Es importante observar los siguientes criterios:

El Propietario de la hembra reproductora

1) Se prohibirá hacer criar a la hembra de menos de dos años, o de más de ocho años. “Es aconsejable que la hembra no críe más de tres veces, o como máximo, cuatro veces en su vida reproductiva”.

2) No hagas criar a tu hembra en dos celos seguidos, o en un celo que haya sido interrumpido, por alguna razón, por el veterinario.

El Propietario del macho semental

1) ¿Tu macho tiene suficientes cualidades como para reproducir las mejores características de la raza?

2) Asegúrate de que has comprobado todos los puntos básicos anteriores con el propietario de la hembra.

3) Comprueba que la hembra está correctamente registrada en la Real Sociedad Canina de España o en cualquier sociedad afiliada a la F.C.I.

4) Si es posible, el propietario del macho semental visitará y controlará personalmente todas las camadas y confirmará que las recomendaciones anteriores se han seguido. Además, deberán estar siempre dispuestos a facilitar ayuda y consejos, especialmente a los criadores principiantes.

“La honestidad es esencial en ambas partes por lo que se refiere a la información de base y el conocimiento de los defectos que se descubran en la camada. Los cachorros resultantes llevarán el pedigrí tanto del padre como el de la madre y los propietarios compartirán la responsabilidad de mantener su bienestar”.

En relación a los cachorros

1) Los Criadores que tengan en alguna camada un cachorro sordo, informarán al Club de este hecho, y a través de la Comisión de Adopciones, se les buscará una familia de adopción, siguiendo las pautas del Contrato de Adopción, y así ir erradicando poco a poco la presentación de sordera en la Raza.”
A estos criadores se les garantizará una total confidencialidad, de quererlo así, por parte del Club.

La venta de los Cachorros

1) Es aconsejable tener algunas solicitudes de cachorros antes de pensar en la camada.

2) Interroga al comprador y si fuera posible, organiza una visita de toda la familia para que conozcan a los perros adultos. Si te parece conveniente, puedes sugerir que les visite en su casa el propietario del macho semental, el representante de zona o tú mismo.

3) Comprueba que el cachorro no se quedará sólo durante largos periodos de tiempo.

4) Pregunta si podrá hacer suficiente ejercicio. ¿Tienes un jardín vallado?

5) A los niños se les debe enseñar a respetar a los animales. Si la familia tiene un niño o está esperando un bebé, comenta con ellos con detenimiento los posibles problemas derivados que puedan presentarse.

6) No entregues tus cachorros hasta que puedas estar seguro de que recibirán una atención cariñosa y suficiente en todos los aspectos. Es esencial que todos los nuevos propietarios sepan que siempre pueden acudir al criador para solicitar ayuda o consejos y que, en caso de fracaso, tendrán ayuda práctica para volver a colocar el cachorro.

7) Cuando vendas un cachorro al extranjero, utiliza las facilidades que el Club te ofrece para controlar por anticipado a los futuros propietarios; Comprueba qué le ocurrirá al perro si fracasa en su carrera de exposiciones. No vendas ningún perro en los países donde no existan Leyes que prohíban la crueldad con los animales. Bajo ninguna circunstancia envíes a un posible participante a exposiciones en el extranjero a menos que tengas las máximas garantías. Es conveniente pedir una segunda opinión contrastada a un criador entendido.

8) Una vez has vendido los cachorros en ese país, se deben aplicar los mismos estándares. ¡Informa de todos los defectos y también de los cambios, tanto para mejor como para peor, que pueden tener lugar a partir de las ocho semanas en adelante! La honestidad es esencial en todo momento.

9) Cuando planea la camada, el socio debe informar al Club sobre los puntos siguientes;
1. Las fotocopias de pedigrí de los padres y las fotos de ambos.
2. La fecha de la monta.
3. Los datos para ponerse en contacto.

Cuando tenga los cachorros, debe informar del número de machos y de hembras y el color de manchas para poner la nuestra página Web “Disponible”.
Luego, el criador debe informar sobre nuestro Club para velar por la vida feliz de sus cachorros, y debe ingresar en el Club a todos los propietarios de cachorros. El Club ofrece gratis la cuota del primer año (30euros), el criador debe pagar sólo la entrada (10euros).

PROPIETARIOS:

Tanto si se expone como si no, debe tenerse en cuenta que un perro es siempre una mascota y se debe tratar como tal. Cuando adquieres el compromiso de ser propietario de un perro, estás asumiendo no sólo la total responsabilidad de su felicidad y de su bienestar, sino también la responsabilidad de su comportamiento tanto en la casa como fuera de ella. Los perros medran en una vida feliz e interesante, con alimentos sanos, frecuente ejercicio, una disciplina correcta y, por encima de todo, grandes dosis de amor. Los dálmatas, por otra parte, anhelan la compañía humana.

Es esencial la asistencia del veterinario siempre que un animal de cualquier edad deba ser sacrificado.

No dejes el perro solo en la casa durante demasiado tiempo. Si tienes niños, sobre todo si son pequeños, asegúrate de que el perro tiene un lugar propio que esté totalmente prohibido para los niños. Las manitas pueden llegar a ser muy crueles y las bromas constantes pueden conseguir estropear el mejor temperamento. Los niños deben aprender a respetar a todos los animales.

Asegúrate de comprender que los ejercicios deben realizarse cada día, no sólo cuando tengas tiempo o haga buen tiempo. De ninguna manera dejes que tu perro haga los ejercicios solo por su cuenta en un lugar público. En todo momento tu perro ha de estar bajo tu control personal.

Dedica tiempo para enseñar las normas de buena conducta a tu perro. Él puede llegar a tener su propio lugar como uno más de los miembros de la familia y no debería tener que quedarse fuera porque sus travesuras causen problemas. Si es necesario, lleva tu perro a un adiestrador. Tu representante de zona o la Sociedad Canina Local, pueden darte la información que necesitas para contratar un adiestrador.

¡Unas pocas lecciones pueden enseñaros muchas cosas tanto a ti como a tu perro!

Hay que recordar que junto con el perro podemos disfrutar de un maravilloso deporte y afición. El propietario puede sentirse profundamente herido por un comentario malévolo o una descalificación por parte de los jueces en el terreno de exposición. Para cada amante de los perros, su propio animal es precioso, y nos hacemos daño a nosotros mismos, así como a los demás, cuando utilizamos comentarios maliciosos al referirnos a machos sementales, hembras, cachorros o incluso a propietarios.

EXPOSITORES:

Los perros no piden ser expuestos. Pero lo harán voluntariamente a cambio de recibir cuidados y atenciones que les resulten agradables. Toma nota de los puntos siguientes:

1) Dale las máximas oportunidades de hacer sus necesidades antes del viaje y otra vez antes de entrar en el ring de exposición.

2) Facilítale un colchón cómodo o una manta para el terreno de exposición.

3) Tal vez sea necesario algo de abrigo si el tribunal se encuentra en plena corriente de aire o cuando se ha pasar de un lugar cerrado a un exterior frío.

4) Procura que tenga regularmente ocasión de hacer ejercicios.

5) Si tienes que dejar a tu perro solo en una jaula, regresa regularmente para asegurarte de que el perro no está sufriendo o causando problemas.

De esta y otra maneras, puedes aliviar a tu perro del aburrimiento de pasar todo un día encerrado en una jaula. Sobretodo, vigila y alivia los miedos que un cachorro o un perro novato pueden sentir durante sus primeras exposiciones. Si llegara a sufrir una impresión negativa en su primera experiencia, podría ser que nunca la olvidase.

En ningún caso se deben presentar en una exposición las perras embarazadas o en celo. Ningún animal nervioso de manera crónica o con mal carácter debería ser presentado. Tampoco conviene llevar al terreno de exposición los cachorros de menos de cinco meses.

Una vez en el terreno de exposición, presenta a tu perro y a ti mismo en perfectas condiciones. Observa con atención lo que el juez te pide y asegúrate de que ni tú ni tu perro os interferís con los demás. Trata a tu perro amable y tranquilamente recuerda que él está allí para complacerte a ti, no para ganar un premio. No permitas que tu disgusto eche a perder la tranquilidad de tu perro o el de los otros expositores ni por supuesto el del juez. Los comentarios maliciosos con respecto al juicio emitido, con los otros expositores o sus perros están totalmente fuera de lugar tanto en el terreno de exposición como fuera del él.

JUECES:

Todos los perros han de ser tratados con delicadeza, pero los cachorros en especial han de ser manejados con la máxima tranquilidad y amabilidad.

Se debe tratar con cortesía a todos los expositores y se debe tener la máxima atención para con el juez.

Los jueces están sujetos a un escrutinio muy cerrado y es de la máxima importancia que su juicio no sólo parezca, sino que además sea totalmente imparcial.

Con su conducta, los jueces pueden crear, tanto dentro como fuera del terreno de exposición, un ambiente correcto, y al mismo tiempo han de estar enterados de todas las actividades del terreno de exposición.

“El Club de Raza se ha formado para el beneficio y la promoción de la raza y la reputación de esta raza se ve reflejada en la conducta de sus Socios y Criadores”.