top of page
  • Foto del escritorNerea García García

Pseudogestación en perras y como ayudarlas; el comúnmente conocido como"embarazo psicológico"

Actualizado: 26 jun


Perra con embarazo psicologico y consejos sobre qué hacer
Hembra dálmata en su cama

La pseudogestación, conocida coloquialmente como "embarazo psicológico", es un proceso natural y que sucede por un desajuste hormonal. Llegando a afectar a la asombrosa proporción de 6 de cada 10 perras.

Tiene su origen en una adaptación fisiológica hormonal, que han heredado de sus antecesoras las lobas y las perras que vivían en manada. Como estrategia reproductiva de la especie, cuando una loba quedaba preñada, el resto podía ser susceptible de pasar por este desajuste hormonal, que les permitía ayudar a amamantar y cuidar de la progenie de la madre biológica.


Al ser una estrategia de reproducción tan eficaz, que les ha a permitido sobrevivir durante tantos años, a día de hoy se sigue heredando de madres a hijas. Está claro que en nuestros tiempos y más aun en nuestras perras de casa, esto no tiene ninguna función útil reproductiva. Pero la adaptación evolutiva requiere del paso de muchos años, quizás cientos. Así que es algo con lo que nosotros tendremos que seguir conviviendo.


Suele ocurrir después del celo, entre los 30 y 65 días después de haber iniciado el ciclo hormonal, coincidiendo con la "fecha probable de parto" de nuestra perra "embarazada". Y trae consigo la aparición de cambios físicos y comportamentales, siendo el más llamativo la producción de leche, a pesar de que la perra no está preñada.


La duración de este estado de pseudogestación, suele durar entre 10 y 20 días. Y aunque en la mayoría de los casos no es necesario intervenir, pueden darse excepciones en las que tendremos que acudir al veterinario.


¿CÓMO IDENTICAR UNA PSEUDOGESTACIÓN EN PERRAS? VEAMOS LA SINTOMATOLOGÍA.

  • Síntomas físicos:

Aumento del tamaño de las mamas, llegando en algunos caso a producir leche. Coincidiendo en ocasiones con aumento o disminución de peso.


En casos puntuales, una producción de leche excesiva, puede derivar en mastitis.


  • Síntomas psicológicos:


Aparición de comportamientos nuevos, como inquietud, nerviosismo, ansiedad, lloros, actitud agresiva, adopción de juguetes u objetos, "preparación del nido", apatía, más tiempo de descanso o reposo...


Es importante entender, que estos cambios comportamentales vienen dado por un desajuste hormonal. Por lo que nuestra perra volverá a ser la misma de siempre una vez hayan vuelto sus niveles de hormona a la normalidad.


La adopción de juguetes, objetos o peluches, como si fueran cachorros, se da como sustitutos de estos. Por lo que no jugarán con ellos, sino que más bien veremos un comportamiento maternal hacia ellos: lamidos frecuentes, mordida con sumo cuidado, acogida en su regazo, sobreprotección...


En la preparación del nido, veremos comportamientos con la finalidad que su nombre indica. Realmente están preparando un lugar seguro para parir y cuidar a sus cachorros. Están preparando su nido. Es habitual que rasquen el suelo, las mantas o sus propias camas. Pueden preferir lugares oscuros y tranquilos para tumbarse durante un largo tiempo.


La agresividad se puede dar en algunas perras, hacia personas o perros, siendo más habitual hacia sujetos desconocidos. Respuesta natural de protección de "sus cachorros", pues los identifican como una amenaza real. Recordemos que aunque no estén preñadas ni tengan cachorros, realmente ellas lo siente como si así fuera.


¿CÓMO PODEMOS AYUDAR? POSIBLES SOLUCIONES.

Para las mamas inflamadas y/o con segregación de leche: en ningún caso tocarlas. Cuanto menos estimulación reciban mejor, ya que la producción de leche aumenta con la estimulación. En caso de que sea nuestra perra la que se estimule las mamas con su propio lamido, poner collar isabelino.


Es muy conocido el remedio casero de tortilla de perejil, ya que tiene efecto antiinflamatorio y nos puede ayudar a reducir la inflamación de las mamas.


Al igual que podemos identificar y suprimir la estimulación física, como el caso de las mamas, también podemos limitar la estimulación psicológica.


Para los cambios de comportamientos, lo mas efectivo es el cambio de rutina de nuestra perra. Sea cual sea su rutina, la falta de predicción sobre lo que va a pasar en su día a día, la somete a un pequeño estrés, que le impide acomodarse en el cuidado de sus "cachorros".

En especial, nos puede venir bien cambiar su lugar habitual de residencia (o el lugar donde duerme). También podemos aumentar su nivel de actividad física y reducir la ingesta de comida o agua durante 24 horas.


embarazo psicologico retirar peluches y juguetes a la perra
Retirar peluches y juguetes a las perras con pseudogestación

Retirar de la casa todos los juguetes y peluches, para evitar que la perra los adopte como hijos. Y en caso de que ya los haya adoptado, quitarlos de su alcance igualmente. Dejárselos para que los cuide es totalmente contraproducente si queremos que el embarazo psicológico cese lo antes posible.

Si aparecen comportamientos agresivos hacia otros perros o personas, (recordemos, con la finalidad de proteger a sus cachorros) no obligarla ni exponerla a situaciones que desencadenen estas conductas tan indeseadas. Desaparecerán cuando nuestra perra haya vuelto a la normalidad.


En casos muy graves, acudir a nuestro veterinario y seguir las pautas que nos indique. Ya sea la administración de medicamentos (antiprolactínicos) o la castración. Sea cual sea la recomendación de nuestro veterinario, sopesar los pros y contras de la intervención y en espacial de la castración.


Debemos entender que no es una enfermedad ni una patología, nuestra perra no está enferma, está atravesando una fase natural.





47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page